Ya no más

Jun 1, 2020

Luna  Aguilar
Activista de apps de delivery

La marcha del 29 de mayo, en plena pandemia y con una cuarentena vigente, dejo algo al descubierto: Hay una juventud que está cansada de las diferentes opresiones que sufre y ya no va a aguantar los atropellos a sus derechos laborales. Esta marcha, a diferencia de la anterior del 14 de mayo, fue organizada por la Asamblea Nacional de Repartidores y contó no solo con trabajadorxs de las Apps de reparto sino también con distintos sectores de la juventud precarizada de Buenos Aires.

Trabajadorxs de todas las zonas de la provincia que trabajan en diferentes rubros, todxs alcanzadxs por el decreto que hoy los define como esenciales, unieron su voz para exigir que se respeten sus derechos. Se visibilizaron denuncias hacia los sindicatos que buchonean a cualquiera que quiera organizarse, a las centrales de trabajadores que arreglan por detrás beneficios que solo perciben sus allegadxs y por último al gobierno, que mientras habla de cuidar a los trabajadorxs subsidia empresas millonarias al mismo tiempo que tranza rebajas salariales.

Lo que nos muestra esta movilización es que lxs trabajadorxs, sean del rubro que sean, hoy siguen siendo explotadxs. Compañeros de Burguer King a quienes le pagaron $0, compañeras trabajadoras domésticas que no están registradas, laburantes de Call Center que reciben amenazas constantes que ponen en peligro su trabajo, otrxs que son echados por Whatsapp y muches que arriesgan sus vidas en la calle por 2 mangos para llevarte un helado hasta la puerta de tu casa, todxs ellxs dijeron ¡Basta!

Y no es casualidad que pase en este momento. En un mundo cuya economía va a pique y una época en la que estos trabajos cuentan como esenciales, quedan al descubierto estas injusticias y comienza a despertar en lxs jovenxs una sensación de desamparo que solo se puede deshacer en la unión de la clase obrera.

Lo que lentamente va aflorando es la sensación de entender a quién tengo al lado, de que no es que YO no “me esfuerzo lo suficiente” o que “así son los trabajos de lxs jóvenes” sino que este es un sistema que nos empuja a renunciar a nuestrxs sueños y nuestra vida para proteger los intereses de los patrones. Y no, a diferencia de lo que quieren que creamos, la culpa no es nuestra. No es que yo sea une desagradecide por no aguantar la jornada de 10 hs donde me pagan menos de $100 la hora, tampoco es que yo sea une revoltose por querer hacer un paro, estoy en todo mi derecho de hacerlo y es hoy en día hasta una obligación que tenemos les jóvenes, la de plantarnos frente a un sistema de explotación que nos succiona la vida y decir ¡Ya no más!

NO MÁS SINDICATOS BUCHONES
NO MÁS MUERTOS POR TRABAJAR
NO MÁS JUVENTUD CON TRABAJOS PRECARIOS
JUSTICIA POR FRANCO Y MIGUEL ANGEL
MI VIDA VALE MÁS QUE TUS GANANCIAS

Publicaciones con foto y fondo blanco 24